sábado, 11 de junio de 2011

VIVIENDAS MAYAS

Todas las construcciones Mayas se basan en la choza ancestral, con paredes de delgados troncos de árboles de la región y adobe, cubierta por una techumbre de hojas de palma colocadas sobre un armazón de madera. La vivienda vernácula -perfectamente adaptada al clima tropical- se compone, en cada familia, de una o dos chozas casi siempre paralelas. Esta choza tradicional -que aún hoy se puede observar en los poblados de Yucatán- se remonta al hábitat milenario de la época precolombina. No ha cambiado nada desde los albores de la sociedad Maya, hace tres mil años.
Pero el interés de esta construcción, hecha con materiales perecederos, reside en el hecho de que constituye para los Mayas el arquetipo de toda obra arquitectónica. En este sentido, ha ejercido una influencia considerable sobre la arquitectura pétrea, tanto por sus formas externas (con cubierta a dos aguas) como por su espacio interno. El estudio de los edificios antiguos demuestra que las construcciones pétreas no son más que una transposición, una «reconstrucción» de la primitiva cabaña. Ésta es la que inspira el aspecto interno de los palacios o de los templos que rematan las pirámides

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada